Acción de gracias a Laura

Atención, abrir en una nueva ventana. Imprimir

Nos habéis pedido que pongamos en la web el texto de acción de gracias que escribió Carolina para la misa del día de la inauguración de la ronda solar 2013-2014, dirigida a Laura Villafranca. Lo reproducimos a continuación:

 

¡Hola Laurita!

No sé si lo sabes pero nos acordamos mucho de ti.

Y no te creas, es bastante raro. Muchos de nosotros hace apenas dos meses no te conocíamos demasiado. Sabíamos que eras una castora ejemplar, sabíamos, porque Rusty nos lo había contado, que disfrutabas la que más jugando y que tenías una sonrisa que era la envidia de la primavera.

Sabíamos que eras una pequeña promesa del baloncesto femenino, una hermana de esas que cualquiera querría como suya y una amiga de las de verdad.

Pero la vida da muchas vueltas y a veces te sorprende de la manera más inimaginable posible. Y fue duro. Y lo sigue siendo. Y nosotros, que somos un punto en el universo, seres de inteligencia limitada tratamos de buscarle una explicación a que un día te marcharas. Y lo cierto es que tal explicación no se va a presentar en nuestro correo en forma de carta.

Pero esto es una Acción de Gracias. Y te queríamos dar las gracias por muchas cosas Laura.

Gracias a ti hemos entendido un poco más la Ley Scout, esa que a veces está tan lejos de nuestro día a día. Gracias a ti ha tenido sentido el artículo 4: El scout es amigo de todos y hermano de los demás scouts. Nos uniste Laura, lo hiciste como nadie lo ha hecho; mejor que cualquier día de grupo o que un Fuego de Campamento. Nos sentimos hermanos, echando en falta a nuestra hermanita pequeña, y nos dimos abrazos en silencio llenos de palabras que no hacía falta decir. Y es que hay veces que la vida utiliza hechos que no entendemos para que aprendamos a valorar las cosas y que nos centremos en lo importante. Gracias a ti nos tocó crecer y madurar de golpe, y aprender a darle a cada problema su importancia. Una vez más dándole sentido al artículo 8 y haciendo apología de él: el scout es animoso ante peligros y dificultades.

Gracias por enseñarnos tanto. Pero sobre todo gracias porque a partir de ahora te va a tocar hacer largos turnos de guardia durante el campamento para cuidar a 400 personas. Nosotros no estamos tristes porque sabemos que tú estás bien. Estás junto a la Virgen del Camino y así como le cantamos a ella ahora te lo cantaremos a ti también eso del: sé tú siempre nuestra estrella y en la noche guíanos. Ahora iremos más tranquilos porque tenemos enchufe ahí arriba.

Te llevaremos siempre con nosotros y podrás presumir de raids porque, como alguien dijo, “Estarás en cada pico al que lleguen nuestras pañoletas”- Y tú no te preocupes, que nosotros aquí abajo cuidaremos de Sara, Pablo y de tus papis.

Y así, con una sonrisa en la cara, nos despedimos con la certeza de que nos volveremos a ver. Cuando abandonemos el poblado de los hombres nos reuniremos contigo en el Campamento Eterno, donde como alguien también dijo “no hay piojos, cabaña te prepara lo que quieras para comer y las estrellas brillan como en ningún sitio”, ahora más que nunca porque tú estás entre ellas.

Como bien decimos en la canción de despedida:

-Entonces hasta luego, que es decir mejor que adiós-

Hasta pronto Laurita.

Buena caza y largas lunas

 

Puedes descargar el documento en formato Word pinchando en este enlace.