cabaña

“mas  madera”

 
 

L A  C A B A Ñ A


Cuando por la noche a todos vence el sueño y la pequeña partida de guardia gandulea infantilmente sus inquietantes temores de cuentos y leyendas, aún algún leñador quedará despierto para el penúltimo rasgo de generosa entrega.


Y el viejo y rudo leñador, recordará el ancestral escrito:


Un hombre trabajador, conocedor de la dureza del bosque y de la vida.

Entregado en su faena, poco hablador en palabras pero generoso en su donación.

Alegre al final de su trabajo, que aunque sus palabras son pocas su corazón canta y transmite alegría.

No ostenta su fuerza, corta su árbol y ayuda con esfuerzo a cortar el de su compañero y dando el último hachazo grita en silencio “ más madera “, y por la vereda del bosque desaparece sin ruido.

Fanfarronea en la diversión y en el canto, pero nunca lo hace en la faena, no alecciona, solamente labora.

Conoce que es infinitamente más lo que le une al resto de leñadores de la cabaña, que lo que les separa y sabe que no  duele un dedo más que otro cuando se corta.

Habla con los pequeños del bosque, siempre con la verdad, sin escándalo, más que con la palabra con el ejemplo y siempre con la sonrisa.

Agradece en la mañana a su creador el trabajo que le manda, y en el silencio de la noche le eleva una plegaria. Tiene dos verdades a las que su vida entrega; El Padre y sus pequeños.

 

CABAÑA - GRUPO SCOUT 284

nuestra señora reina del cielo